PROYECTOS DE LEY - DIPUTADO ALFREDO H. LUENZO

ARTICULO 1: Declárense de interés sanitario nacional las acciones tendientes a proteger, promover y mejorar la salud pública de la población mediante una política orientada a promover la debida investigación y uso científico del cannabis con fines medicinales.

Senado de la Nación
Secretaría Parlamentaria
Dirección General de Publicaciones

VERSION PRELIMINAR SUSCEPTIBLE DE CORRECCION UNA VEZ CONFRONTADO CON EL ORIGINAL IMPRESO

 

PROYECTO DE LEY

El Senado y Cámara de Diputados,...

 

ARTICULO 1: Declárense de interés sanitario nacional las acciones tendientes a proteger, promover y mejorar la salud pública de la población mediante una política orientada a promover la debida investigación y uso científico del cannabis con fines medicinales.

ARTÍCULO 2: Objeto. La presente ley tiene como objeto permitir el uso del cannabis en el territorio nacional, exclusivamente para uso terapéutico o medicinal.

ARTÍCULO 3: Autorización expresa. Se autoriza al Poder Ejecutivo Nacional, el cultivo, cosecha y uso del cannabis, con fines de investigación científica o para la elaboración de productos terapéuticos

ARTICULO 4: Autoridad de Aplicación. El Poder Ejecutivo Nacional determinará la Autoridad de Aplicación, que aprobará los proyectos de investigación relacionados con las cepas de cannabis para regular su uso terapéutico y medicinal.

ARTICULO 5: Protocolo de manejo. Créase el Instituto de Control del Cannabis (ICC) bajo la órbita de la Autoridad de Aplicación, que tendrá como funciones principales:

a) Realizar estudios y aportar evidencia científica, mediante la investigación y evaluación de la estrategia para la orientación de las políticas públicas de cannabis.

b) Crear un registro de pacientes que utilizan el cannabis en forma medicinal, protegiendo su identidad, manteniendo el anonimato y privacidad conforme con las disposiciones legales vigentes y a la reglamentación respectiva.

c) Propiciar un marco a través del cual se facilite y promueva la producción científica en materia de cannabis medicinal.

ARTICULO 6: Vigencia. La presente ley rige a partir de su promulgación y deroga todas las disposiciones que le sean contrarias para su aplicación.

ARTICULO 7: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Alfredo H. Luenzo.-

Señora Presidente La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) autorizó el día 17 de Febrero de 2016 la importación de aceite de cannabis para cinco pacientes que sufren de epilepsia refractaria, en lo que fue considerada como una resolución inédita para el país, dado que el uso de la planta con fines medicinales y recreativos está prohibido en el Argentina. La decisión de autorizar la importación fue tomada por la ANMAT, luego de reunirse con profesionales de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), del Cuerpo Médico Forense de la Suprema Corte de Justicia, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y del Hospital Fernández.

Cabe recordar que en noviembre de 2015 la primera autorización por parte del organismo la consiguieron Laura Alasi y su marido Fernando Vilumbrales, para tratar una Encefalopatía Epiléptica, más conocida con el nombre de síndrome de West o síndrome de los espasmos infantiles, con la que convive su hija Josefina de tres años.

En la década del 60 el científico, el Dr. Raphael Mechoulan, de Israel, se decide a investigar esta planta que tanto se usaba y de la que tan poco se sabía en términos científicos. En 1964 el Dr. Mechoulan se transformó en el primer científico que identificó y sintetizó el THC. Desde entonces prosiguió con ahínco sus investigaciones, y en los 90’ su equipo descubrió el sistema endocannabinoide, tal vez el sistema fisiológico más importante implicado en el establecimiento y mantenimiento de la salud humana. Los endocannabinoides y sus receptores (CB1 Y CB2) se encuentran en todo el cuerpo: en el cerebro, los órganos, los tejidos conectivos, las glándulas y células En cada tejido, el sistema cannabinoide realiza diferentes tareas, pero el objetivo es siempre el mismo: la homeostasis, el mantenimiento de un ambiente interno estable a pesar de las fluctuaciones en el entorno externo. Al primer cannabinoide endógeno descubierto el Dr. Mechoulan le llamó “anandamida”, que en sánscrito quiere decir “felicidad”.

Sin embargo este destacado científico no se limita al estudio, sino queaplica sus resultados a sus enfermos con eficacia y espíritu de servicio. El trabajo del equipo liderado por Mechoulan posiciona a Israel en la vanguardia de la investigación y uso terapéutico de la Cannabis.

En la actualidad más de 16.000 usuarios de cannabis medicinal se atienden en el sistema público de Israel. Además, como consecuencia de los más recientes estudios llevados a cabo en Israel, este año se aprobó el uso en niños con epilepsia

Para entender un poco los beneficios del uso compasivo de la planta es necesario entender que el cannabidiol es un cannabinoide que se presenta en la misma. A diferencia del tetrahidrocanabinol (el famoso THC), no presenta efecto psicoactivo, provoca un efecto sedativo en la mayoría de los casos e inhibe la transmisión de señales nerviosas asociadas al dolor. Es por eso que se la considera eficaz para epilepsias, esclerosis múltiples, desórdenes de ansiedad, esquizofrenias y náuseas. Existen dos genéticas ricas en CBD que son recomendadas para realizar aceite: cbd skunk y Black Widow cbd. Promediando el año 2000, sociedades muy desarrolladas como Holanda, Canadá e Israel se encontraron con un choque entre el prohibicionismo de las leyes que predominaban y la evidencia científica. Eso llevó a que pacientes que estaban transitando enfermedades terminales fueran a las cortes y ganaran en los tribunales, entendiendo que la autonomía o el derecho humano a la salud y al no dolor predominaban sobre el prohibicionismo.

En materia de legislación sobre el uso y consumo de cannabis nos encontramos atrasados respecto de países de la región y del mundo, como por ejemplo Colombia, Uruguay, Chile, Estados Unidos, Holanda, Canadá y Australia. En Uruguay, por ejemplo, la legalización se dio en el año 2014, siendo el primer país de la región en donde no sólo fue legalizada la marihuana, sino que el Estado se hace cargo del control, distribución y educación del uso de cannabis desde la temprana edad.

En Estados Unidos, ya son 25 los Estados que han legalizado el uso terapéutico de la marihuana, en los cuales dos de ellos (Colorado y Washington) la han legalizado de manera total. El consumo de marihuana en enfermos de cáncer y sida es bastante común en Holanda, Canadá y varios estados de EE.UU. donde es vendida con receta, pero ilegal en tantos otros como Argentina, donde comenzarán a hacerse los primeros ensayos clínicos. La Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) será la encargada de investigar los efectos terapéuticos reales del Cannabis para analizarlo a futuro como tratamiento alternativo en el uso de la medicina del dolor. Según informaron, el estudio incluye la capacitación de un equipo de médicos y la observación y cuidado de un grupo de pacientes voluntarios. Es una de las primeras experiencias en Argentina del uso terapéutico del Cannabis.

En ese sentido, el intendente de General Lamadrid, Martín Randazzo, puso en marcha un proyecto conjuntamente con la Universidad de La Plata y el CONICET para la producción y distribución del extracto de la planta para su uso terapéutico. Luego del hacer mención al uso medicinal y científico del cannabis en el país y en el mundo, cabe destacar que la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes y el Convenio sobre Sustancias psicotrópicas de 1971 -ambos de Naciones Unidas-, así como las leyes 17.818 de 1968 y 19.303 de 1971 -que derivan de aquellos-, avalaron a Argentina para permitir la investigación médica y científica del cannabis y sus resinas.

La ley de estupefacientes 17.818 del 29 de julio de 1968, autoriza en su artículo 3o la producción, fabricación, exportación, importación, comercio y uso de los estupefacientes y psicotrópicos que están contenidos en la lista IV de la Convención Única sobre Estupefacientes del año 1961, donde está incluida el Cannabis y sus resinas, en las cantidades estrictamente necesarias para la investigación científica, incluidos los experimentos clínicos con estupefacientes que se realicen bajo vigilancia y fiscalización de la autoridad sanitaria.

Asimismo en relación con la epilepsia, la Ley de Salud Pública 25.404, promulgada el 28 de marzo de 2001, establece medidas especiales de protección para pacientes con esta enfermedad. En su artículo 1° se garantiza a todo paciente con epilepsia el pleno ejercicio de sus derechos, mientras que su artículo 9° dispone que el Poder Ejecutivo, por intermedio del Ministerio de Salud, llevará a cabo un programa especial para, entre otras cosas, prestar colaboración científica y técnica a las autoridades provinciales y de la Ciudad de Buenos Aires a fin de elaborar sus programas regionales.

Además la Ley de Salud Pública 26.688, promulgada el 29 de julio de 2011, en su artículo 6°, inciso e), dispone promover la investigación, el desarrollo y la producción de medicamentos huérfanos. La Organización Mundial de la Salud, en su sesión mundial realizada en mayo de 2015 en Ginebra, Suiza, ha fijado -según el documento A68/12 y otros- como uno de sus objetivos tratar la epilepsia, destacando la necesidad de los gobiernos de formular, fortalecer e implementar políticas y leyes nacionales para promover y proteger los derechos de las personas con epilepsia. Señora Presidente, cada vez toman más fuerza los testimonios y experiencias positivas en tratamientos paliativos de pacientes oncológicos o en enfermedades como VIH sida, epilepsia y anorexia, que mediante el uso de cannabis han mejorado su calidad de vida reduciendo dolores y diferentes síntomas correspondientes a sus patologías, es por ello que solicito a mis pares el acompañamiento del presente proyecto de Ley.

Alfredo H. Luenzo.-