SUEN - Sociedad Uruguaya de Endocannabinología

SUEN
Montevideo, 19 de mayo de 2017

Comunicado de Prensa Nº 1

Desde la Comisión Directiva con satisfacción nos complace informar que el 15 de mayo del corriente año se ha fundado la Sociedad Uruguaya de Endocannabinología.
Los objetivos fundamentales de SUEN son difundir los conocimientos y avances en Endocannabinología en ámbitos académicos y en la población general, promover la educación y la investigación en Endocannabinología, y el acceso a tratamientos en base a cannabis y cannabinoides que beneficien la salud, siempre desde el profundo respeto de los Derechos Humanos y de los principios de la Ética Médica y de la Salud Pública.


A la luz del comunicado emitido en días pasados a través de la prensa nacional y regional por el Foro de Sociedades Pediátricas del Cono Sur, basado en un texto de similar tenor de la Sociedad Chilena de Pediatría consideramos necesario realizar las siguientes apreciaciones en vistas a despejar la confusión y desinformación que el comunicado puedan generar en la población:


- El uso medicinal del cannabis y sus derivados, así como compuestos cannabinoides naturales y sintéticos se basa en evidencia progresivamente más sólida que ha determinado que sea legalizado y regulado en varios países incluyendo Canadá, Holanda, República Checa, Alemania, Israel, Australia, Chile, 26 estados de USA y Uruguay.


- En esos países, los productos a base de cannabis y cannabinoides pueden ser indicados a partir de un listado de enfermedades que dependiendo de las distintas jurisdicciones puede ser desde muy amplio hasta restringido a unas pocas patologías y síntomas. En algunos países además del listado se habilita la prescripción de acuerdo al criterio del médico que realiza la indicación.


- Esas indicaciones, si bien cuentan con distintos niveles de evidencia, cuentan también parcial o totalmente con el respaldo científico de instituciones como la National Academy of Sciences de USA, la International Association for Cannabinoid Medicines, la International Cannabinoid Research Society entre otras y de Universidades prestigiosas que han liderado la producción de conocimiento en este campo. No obstante, hay algunas de ellas que cuentan con consenso, a saber: el dolor crónico neuropático y no neuropático, el tratamiento de náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia, el aumento del apetito en patologías como el cáncer y HIV-SIDA, la epilepsia refractaria infantil y del adulto, la espasticidad de causa neurológica. Cabe destacar que estas indicaciones cuentan con el reconocimiento de la FDA (Food and Drugs Administration) de USA. En algunos países, el uso medicinal de cannabis y cannabinoides queda restringido a los adultos, mientras que en otros pueden ser indicados para algunas patologías infantiles como es el caso de distintas enfermedades y síndromes que cursan con epilepsia. Tal es el caso de la Enfermedad de Dravet y Lennox-Gastaut.


- A pesar de la evidencia acumulada al igual que el concierto científico internacional más prestigioso en este campo, SUEN estima de gran importancia que se amplíe y robustezca el corpus de evidencia científica que valide los usos medicinales del cannabis y los cannabinoides.


- No debe confundirse el uso de cannabis medicinal con el uso adulto, más conocido como uso recreativo o lúdico, y mucho menos con el uso problemático de la planta y sus derivados. Los padres que han procurado y provisto a sus hijos con sufrimientos graves, fundamentalmente de la esfera neurológica y oncológica, con productos en base a cannabis, definitivamente no están drogando a sus hijos. Los están ayudando a beneficiarse de un alivio posible, un alivio que todo ser humano merece y que ha sido establecido en la Declaración de Derechos Humanos.


- El abuso de cualquier sustancia es un problema de salud que debe ser abordado en el contexto de los diseños de las políticas públicas, siempre respetando los principios éticos de la atención de la salud y la salud pública, así como los derechos humanos y civiles, inherentes a la persona afectada.


- El abuso de sustancias en la niñez y adolescencia es un problema particularmente delicado por tratarse de una población vulnerable en pleno proceso de desarrollo psico-físico y su abordaje debe realizarse en el contexto de políticas de salud que refuercen la educación, la prevención y el adecuado encare que cada situación particular amerite.


- Si bien es cierto que la disponibilidad de drogas es un factor a considerar en el uso de las mismas, hasta el presente, no ha habido demostración alguna de que la legalización haya aumentado el consumo en la población infantil y adolescente. En este sentido, y si bien no se refiere estrictamente a la población adolescente, en Uruguay, de acuerdo al Observatoro de Drogas en el año 2014 el amento del consumo que se verifica en el mundo, mostró cifras menores que la tendencia mundial, y en Colorado, USA, las autoridades reportan una disminución del consumo en adolescentes con un aumento del consumo no problemático en edades mayores a los 21 años.


- La legalización en sí misma no es un riesgo para el aumento de los consumos problemáticos dentro de los que se incluye el uso por parte de niños y adolescentes, sino el modelo regulatorio que se implemente. Desde nuestra perspectiva, el modelo regulatorio debe diseñarse fundamentalmente en base a criterios de salud pública, y desde el profundo respeto de los derechos humanos.


- Por lo expuesto, y habida cuenta de que no ha sido demostrado al presente un aumento por parte de niños y adolescentes del consumo de cannabis en jurisdicciones que hayan implementado su legalización y la correspondiente regulación, el contenido del comunicado del Foro de Sociedades Pediátricas del Cono Sur no puede ser considerado más que como una conjetura cuya validación requerirá contar con cifras que lo sostengan.


- Se recuerda además que el aumento de consumo de cannabis y otras drogas se ha verificado durante los últimos 40 años en régimen de prohibición.


- Desde nuestra institución, nos comprometemos a aportar información verificable y validada para contribuir con la promoción del uso racional de los medicamentos en base a cannabis y cannabinoides y a la construcción de políticas públicas de drogas que demuestren incidir eficazmente en un cambio significativo de la problemática social compleja del uso problemático de cannabis y otras drogas.

Comisión Directiva
Dra. Raquel Peyraube – Presidente
Dra. Julia Galzerano – Vice-Presidente
Dra. Leticia Cuñetti – Secretaria
Dr. Richard Clark – Tesorero
Dr. Alejandro Scaramelli – Vocal