Una madre podrá cultivar cannabis medicinal para su hijo de seis años

 

Un fallo novedoso en Salta que sienta precedentes en la jurisprudencia argentina, ya que es el primero de este tipo. Un juez federal resolvió hacer lugar a una medida cautelar para que una mujer pueda cultivar cannabis medicinal en su hogar para el tratamiento de su hijo de seis años, quien sufre neurofibromatosis NF1, enfermedad que le fue diagnosticada a los siete meses de vida.

"Este es un asunto que ha sido muy discutido y ha quedado afuera de la ley nacional y de las leyes provinciales que también se han dictado y que se mantienen en una reserva conflictiva porque en realidad, los pacientes lo que le pedían a la legislación era la posibilidad de cultivar y la legislación hasta aquí ha retaceado ese derecho", explicó a El Tribuno Guido Giacosa, abogado de la mujer.

Conocida como enfermedad de Von Recklinghausen o Neurofibromatosis Periférica, la afección puede ocurrir en 1 de 4.000 nacimientos y es caracterizada por múltiples manchas color café con leche y neurofibromas, es decir, tumores benignos en o bajo la piel. La NF1 es un desorden causado por una anormalidad en un gen en el cromosoma 17.

"Ocasiona una serie de anomalías orgánicas, entre ellas la proliferación de tumores en torno de los nervios del tejido nervioso. Lo que le produce a este paciente en particular es un dolor neuropático, es decir un dolor alojado en el propio nervio", relató el letrado.

Y agregó: "El niño tenía una expectativa de vida muy limitada y poco satisfactoria, de tormento permanente por el dolor crónico de su condición genética y encontró un alivio en el cannabis, su aceite y otros derivados le otorgaron lo que no les dio la medicina tradicional".

Diversidad

El tratamiento que debe recibir el niño tiene la particularidad de que demanda rotación, variedad de cepas. Con respecto a este punto, el abogado Aníbal Anaquín, también representante legal de la madre del chico, expresó: "Los padres del niño habían probado con un aceite determinado, pero se dieron cuenta de que había un proceso de acostumbramiento y le dejaba de producir el efecto, entonces necesitaban ir rotando. Lo que el juez federal 1, Julio Leonardo Bavio, da por probado es esto, que es necesaria esta rotación y por eso autoriza el cultivo".

Antes del tratamiento con cannabis medicinal la calidad de vida del niño era "muy tormentosa. No tenía vida social prácticamente. Vivía atormentado por el dolor. Llegaba a sufrir convulsiones. Este fallo es un gran alivio tras la desesperación de los padres que hoy han encontrado lo que tanto buscaban. Para una madre encontrar la solución al dolor de su hijo ha sido una cuestión prácticamente milagrosa", sostuvo Giacosa.

La madre del pequeño tiene permitido por el juez el cultivo de 12 plantas adultas y 40 plantines sin clasificación sexual de cannabis, en su hogar.

Sembrar semillas de marihuana o cultivar una planta se encuadra dentro del ámbito de las acciones privadas protegidas por el artículo 19 de la Constitución Nacional. "La Constitución dice que si se puede, es decir, esto es lo que un poco el fallo está poniendo de relieve", destacó Giacosa.

"Es lo que dice realmente el fallo. Se basa en algún precedente y sostiene que es parte de la reserva del ser humano mientras no afecte a terceros. De hecho el juez lo dice, la siembra es parte del derecho de reserva pero es lógico que la madre sienta temor de que la autoridad policial no sepa cualitativamente o cuantitativamente qué es lo que esta haciendo ella y eso le generaba un temor. Este fallo la protege. El magistrado califica como loable la actitud de ella, al hacer esto para evitar el padecimiento de su hijo", detalló Anaquín.

"Me parece interesante, ya que una de las funciones del juez es ponerse en el lugar del otro y el juez, en este caso, se ha puesto en lugar de la madre", hizo hincapié el abogado. Por otro lado, Giacosa afirmó que "cabe estar un poco orgullosos de nuestra justicia federal radicada en Salta por este que es un fallo de vanguardia y que apuntala los derechos a la salud y a la vida".

 

Fuente: El tribuno