La OMS propone reconsiderar el cannabis para permitir usos médicos

La Organización Mundial de la Salud ha propuesto reprogramar el cannabis dentro del derecho internacional para tener en cuenta la creciente evidencia de las aplicaciones médicas.
 

Por primera vez desde 1961, el estado de programación del cannabis dentro del derecho internacional está cambiando. Las recomendaciones científicas de la OMS sobre el valor terapéutico y los daños relacionados con Cannabis sativa L., que revocan su prohibición de cannabis medicinal de 1950, probablemente cambiarán las políticas a nivel mundial e impulsarán reformas a nivel nacional.

La Organización Mundial de la Salud ha propuesto reprogramar el cannabis dentro del derecho internacional para tener en cuenta la creciente evidenciade las aplicaciones médicas de la droga, revirtiendo su posición mantenida durante los últimos 60 años de que el cannabis no debe utilizarse en la práctica médica legítima.

El Comité de Expertos de la OMS en Drogodependencias se reunió a fines del año pasado para revisar críticamente la evidencia disponible sobre el cannabis y las sustancias relacionadas y acordar el nivel más adecuado de control internacional.1

La programación actual del cannabis es tan estricta como la de la heroína, y el comité cree que mantener el cannabis en ese nivel de control restringiría gravemente el acceso y la investigación sobre posibles terapias derivadas de la planta.

El comité asesora sobre la programación de sustancias en función de su potencial de daño, dependencia y mal uso desde una perspectiva de salud pública, así como su utilidad terapéutica. No ha revisado el cannabis desde la programación original en 1961 debido a la evidencia científica sólida y limitada sobre los efectos en la salud del cannabis y productos relacionados.

Pero consideró que ahora ha surgido suficiente información para permitir una revisión completa del cannabis y sustancias relacionadas, ya que más estados miembros han permitido el uso del cannabis para usos médicos y no médicos.

En su revisión, el comité recomendó que el cannabis y el aceite de cannabis seeliminen de la lista IV, la categoría más estrictamente controlada en el Tratado de la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961. También se debe reprogramar otros productos relacionados con el cannabis, aconseja.

Michael Krawitz, asesor de política global de la organización de defensa sin fines de lucro FAAAT (Para Enfoques Alternativos a la Adicción, Think & Do Tank), dijo: "La colocación de cannabis en el tratado de 1961, en ausencia de evidencia científica, fue una injusticia terrible. La Organización Mundial de la Salud ha recorrido un largo camino para poner las cosas en orden”.

En una declaración, FAAAT explicó las implicaciones de la reprogramación2: "El resultado muy positivo claramente reconoce las aplicaciones médicas del cannabis y los cannabinoides, los reintegra en las farmacopeas, equilibra los daños y [efectivamente] revoca la posición de la OMS de 1954 según la cual 'debería haber esfuerzos hacia la abolición del cannabis de toda práctica médica legítima ".

Los 53 países de la ONU que son miembros de la Comisión de Estupefacientes decidirán si votar las recomendaciones de este mes de marzo o aplazar la votación hasta marzo de 2020.

Referencias

  1. World Health Organization. Essential medicines and health products: forty-first meeting of the Expert Committee on Drug Dependence. 24 Sep 2018. https://www.who.int/medicines/access/controlled-substances/en/.
  2. For Alternative Approaches to Addiction, Think & Do Tank (FAAAT). Breaking news: WHO changes position on medical cannabis after 60 years. 31 Jan 2019. http://faaat.net/blog/ecdd41-outcome/.

Fuente: Intramed